Sugerencias para elegir y usar mochilas

 

 

 

A continuación, te presentamos algunas sugerencias para que tu mochila te ayude y no te perjudique:

  • Ten en cuenta cómo está hecha. Antes de sacar la nueva mochila del estante, asegúrate de que tenga dos correas acolchadas que vayan sobre los hombros. Cuanto más anchas sean las correas, mejor. Una mochila con estructura de metal (como la que usan los excursionistas) puede también darte más sostén, aunque muchos casilleros no son los suficientemente grandes para guardarlas. Recurre a otra sugerencia del excursionismo: busca una mochila con cinturón abdominal, que ayuda a distribuir más uniformemente el peso por el cuerpo. Las mochilas con múltiples compartimientos también pueden ayudar a distribuir el peso de manera más uniforme.

 

 

Prueba con una mochila con ruedas. Muchos chicos las usan como alternativas a las mochilas comunes, pero                 hay  pautas y consideraciones que se deben tener en cuenta con este tipo de bolsos también. Muchas escuelas

  • no permiten las mochilas con ruedas porque las personas pueden tropezarse con ellas en los pasillos.

 

 

 

 

 

Limita la carga de tu mochila. Los médicos y fisioterapeutas recomiendan que las personas no carguen en sus bolsos o mochilas más del 10% al 15% de su peso corporal. Eso significa que, si pesas 54 kilos (120 libras), tu mochila no debe pesar más de 5 a 8 kilos (12 a 18 libras). La elección de una mochila liviana puede ser un buen comienzo. Usa la balanza de baño para pesar tu mochila y tener una idea de cómo se siente el peso adecuado para ti.

 

 

 

  •  Recógela correctamente. Al igual que con cualquier peso grande, debes flexionar las rodillas cuando levantes la mochila para ponértela en los hombros.
  •  Compartimentos para una mejor distribución de peso

A más compartimentos, la distribución de peso será más homógenea. Por eso es recomendable que compres                mochilas con dos o más compartimentos. Recuerda que los libros deben ubicarse siempre en la parte posterior            de la mochila, contra el respaldo de la misma, y en la parte delantera los objetos más livianos.

 

 

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de llevar una mochila? Aprende de los profesionales del excursionismo y usa ambas correas sobre los hombros: es la mejor manera de evitar el dolor de espalda y otros síntomas. Mantén el contenido lo suficientemente liviano como para poder caminar con facilidad y pararte derecho, y carga tu mochila con los elementos más pesados en primer lugar, más cerca de la espalda.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
WhatsApp WhatsApp