CONOCE TU MOCHILA IDEAL DE TEMPORADA

 

 

 

Como padres  deben evaluar una serie de factores que te ayuden a elegir una opción confortable, resistente y que no afecte la salud de tus hijos. Por ejemplo, cuál es su complexión física, qué cantidad de útiles deberán transportar a diario, cómo es el trayecto hasta su colegio y dónde está ubicado su salón.

           Presta mucha atención a los siguientes consejos para una correcta elección:

  •  Maletas con ruedas
  • Son muy prácticas y pueden resultar más seguras para la espalda de los colegiales, siempre y cuando se desplacen por terrenos planos y sus aulas se encuentren en el primer piso. De lo contrario, corren el riesgo de desarrollar problemas en las muñecas y sufrir lesiones en la espalda y columna.

Es importante que el niño no jale siempre la maleta con una misma mano. Debe alternarla para mantener un equilibrio muscular y evitar inflamaciones. El doctor Tarazona añade que este tipo de productos permite al escolar mover hasta 20% de su peso. Si tu hijo te pide este modelo, asegúrate que la altura del mango quede al nivel de su cadera, pues así podrá trasladarla con facilidad

 

  • Sujetadores y asas acolchadas
    Las que tienen correas en el pecho o en la cintura permiten un mejor ajuste de la carga al cuerpo. Así evitarán que la mochila ‘rebote’ mientras el niño se desplaza y sienta pequeños golpes en la espalda. Para que haya una correcta distribución del peso, se recomienda que tenga doble asa. Estas deben ser anchas, ajustables y acolchadas. También es conveniente que el respaldo sea semirrígido.

  • Tamaño
    No tiene que ser ni muy grande ni muy pequeña. Debe quedar a la altura de los hombros y 5 centímetros por encima de la cintura. En cuanto al ancho, la mochila tiene que ser similar al diámetro de la espalda de tu hijo. Si no cumple con estos requisitos, descártala. Con el tiempo, esta podría provocar lesiones, desviaciones en la columna y hasta migrañas en tus pequeños.

  • Compartimientos
    Debe tener varias divisiones para repartir de manera equitativa el peso de los útiles. Los textos más pesados y de mayor tamaño deben ir pegados a la espalda, mientras que los objetos más livianos en la parte delantera. Algunos modelos tienen bolsillos laterales, muy útiles para transportar artículos de poco peso. Es importante distribuir el contenido de manera proporcionada para no sobrecargar uno de los hombros, ni provocar contracturas musculares

  • Material
    Existen diversos materiales que se usan para una mochila: poliéster, nylon, plastificadas, impermeables, entre otras telas. Es importante saber de qué material está fabricada para darle un mantenimiento adecuado. Las que se pueden meter a la lavador.

  • Para llevar tecnología
    Los tiempos han cambiado y cada vez más escolares llevan computadoras portátiles a sus colegios. Así que ahora puedes encontrar mochilas con compartimientos especiales, las cuales permiten trasladar los equipos en perfectas condiciones.

  • Peso
    Cargar mochilas muy pesadas es un hábito que puede tener serias consecuencias en la salud de los escolares. La carga que un adolescente soporta en la espalda nunca debe superar 15% de su peso corporal. Los más pequeños, en cambio, pueden cargar como máximo el 10% de su peso, según lo indica César Valverde Tarazona, médico del Instituto Nacional de Rehabilitación. Apuesta por modelos resistentes y ligeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
WhatsApp WhatsApp